Blog Suppléments

Beta-alanina para el culturismo

el beta-alanina es un aminoácido no esencial que se encuentra de manera natural en los músculos del cuerpo humano y que se puede combinar con L-histidina para formar carnosina. Esta sustancia tiene un interés especial para el culturismo y, más generalmente, para los esfuerzos a corto plazo.
En esto, se puede hacer pensar en la creatina que tiene efectos algo similares y que se utiliza a largo plazo. También es en términos de “nueva creatina” que algunos vendedores elogian sus méritos. De hecho, los estudios centrados en el uso de beta-alanina tienden a una efectividad real.

¿Cómo funciona?

La beta-alanina es un precursor de la carnosina. Una baja ingesta de beta-alanina limita la cantidad de carnosina presente en el cuerpo. Por lo tanto, el consumo de más beta-alanina está directamente relacionado con un aumento del nivel de carnosina en los músculos. Incluso sería una manera más eficaz y más barata de aumentar la carnosina que utilizar directamente la carnosina.
La carnosina actúa como amortiguador del ácido láctico producido por los músculos durante el ejercicio, especialmente durante los esfuerzos más cortos e intensos. Sin embargo, la acumulación de ácido láctico producida por el esfuerzo es una de las razones que causa la fatiga muscular. Por lo tanto, tomar beta-alanina puede disminuir los efectos del ácido láctico y reducir su impacto en la aparición de fatiga. La carnosina también puede tener un efecto estimulante sobre las células musculares.

¿Qué efectos se pueden esperar?

Como la beta-alanina aumenta el nivel de carnosina en los músculos, se ven menos afectados por el impacto del ácido láctico y pueden prolongar su esfuerzo y, por tanto, mejorar el rendimiento de los deportistas en esfuerzos cortos como los practicados durante una sesión de entrenamiento con pesas o durante un sprint. Los estudios también han demostrado que la beta-alanina tiene un efecto positivo en este tipo de esfuerzo en deportistas que han consumido suficiente tiempo.
Como el deportista puede aumentar la carga de trabajo durante sus sesiones de entrenamiento, los músculos utilizan más y, por tanto, el crecimiento muscular puede ser mayor.
Además, también permite aplicar ciertas fibras musculares difíciles de estimular trabajando con más intensidad.

Tomar beta-alanina también puede ayudar mejor contracción muscular estimulando determinadas células nerviosas. Parece que este efecto se puede combinar con el de la cafeína y, por tanto, mejorar su eficacia. Aunque esta efectividad quede para evaluar.

Ten cuidado, como ocurre con la creatina, no creas en un efecto milagro de la beta-alanina. El efecto producido es leve y sólo se puede sentir como un ligero aumento del rendimiento. Pero, durante varios meses de uso, este pequeño extra puede marcar la diferencia y ayudar al usuario. También puede permitir superar un curso cuando el atleta se estanca y no logra superar sus límites.
Puede ser interesante combinar la beta-alanina con los efectos de la creatina, ya que estos dos suplementos ayudarán a aumentar el rendimiento, abordando en dos frentes lo que les puede limitar.



Dosis de beta-alanina

La beta-alanina parece funcionar como la creatina en la forma en que se acumula en el cuerpo y, por tanto, necesita un poco período de uso antes de que los niveles de carnosina aumenten lo suficiente para que el usuario sienta los efectos.
Por tanto, son necesarias varias semanas de uso antes de poder beneficiarse de los efectos de la beta-alanina.
Pero también es posible llevar a cabo un fase de carga con el fin de acelerar el proceso. Puede ser suficiente con una o dos semanas de carga. Tome de 6 a 8 g de beta-alanina al día durante este periodo. Después, durante las semanas siguientes, bastaría con una dosis de 3 a 4 g.
Para mejorar la absorción de beta-alanina y reducir los efectos secundarios, se recomienda distribuir la dosis a lo largo del día, preferiblemente con las comidas.

No hay mucho que esperar si el uso se limita a una sola toma, además de un efecto de congestión temporal. Por lo tanto, se debería utilizar beta-alanina a largo plazo para beneficiarse de unas sesiones de entrenamiento más intensas, que permitirán mejorar el rendimiento y el crecimiento muscular.
Los primeros efectos pueden no aparecer hasta después de 2 semanas de uso e incluso el aumento de los niveles de carnosina puede continuar durante 12 semanas.

Efectos secundarios de la beta-alanina

El principal efecto secundario que puede provocar el uso de beta-alanina es una sensación de hormigueo en las extremidades. Esta sensación se produce poco después de tomarla y puede ser un indicador del funcionamiento de la beta-alanina. Normalmente, el hormigueo sólo dura temporalmente y cada individuo lo percibe de manera diferente. Algunos los encuentran inquietantes, otros los estimulan.
Aparte de estas sensaciones de hormigueo, la beta-alanina no tiene otros efectos secundarios y es bien tolerada por el organismo.

Nuestra opinión

La beta-alanina es un suplemento interesante que tiene un efecto positivo sobre el rendimiento y se puede utilizar conjuntamente con la creatina. Sin embargo, habrá paciencia para sentir los efectos y tampoco esperar milagros.

Leave a Reply