Sientes que te has dejado llevar demasiado últimamente y has decidido hacerte cargo de ti mismo. Noble iniciativa, pero la reanudación del deporte implica tomar algunas precauciones para recuperarse de forma segura. Aquí tienes nuestros consejos para volver al deporte de la mejor forma posible, pero también los errores que debes evitar.

Elige una actividad que te guste

Sea cual sea su objetivo, necesita encontrar una actividad que le atraiga. Si te obligas a practicar un deporte por pura obligación y no disfrutas con él, eso afectará tu moral.

Por ejemplo, muchos optan por el jogging porque se puede practicar en cualquier lugar y no se necesita más equipo que un par de zapatos. En el campo, muchos son los que imponen esta disciplina sin envidia. El deporte nunca debería convertirse en una tarea ardua. Encuentre una actividad que le atraiga. También puede ser la oportunidad de descubrir un nuevo deporte.

No seas intolerante y no te detengas en los prejuicios. Tenga en cuenta que muchos deportes considerados elitistas ahora son muy asequibles. El golf, por ejemplo, o la equitación, son deportes bastante económicos, siempre y cuando no participe en la competencia que requiere que se equipe. Este tipo de actividad en un club está abierta a todos los presupuestos y quién sabe, puede que descubras una pasión por ti mismo.

Deporte individual o en equipo, interior o exterior, no hay escasez de deportes e inevitablemente encontrarás algo a tu medida.

Establezca metas y haga un plan

Volver al deporte debe satisfacer un deseo y un objetivo. La diversión es, por supuesto, el primero de estos objetivos, pero necesitas saber lo que estás buscando para ver tu progreso. Tu ambición puede ser recuperar el aliento, perder kilos, desarrollar músculos, trabajar tu cuerpo para recuperar energía, despejar tu mente, etc.

Es mejor ser constante y regular, que empezar con intensidad, pero parar después de unas semanas. Tienes que ahorrarte, porque si vuelves a empezar con demasiada ilusión, te agotarás y te cansarás del deporte.

Establezca un horario realista y moderado. No imponga sesiones a altas horas de la noche, después del trabajo, por ejemplo, cuando sabe muy bien que solo tendrá un deseo, ir a casa. Busque franjas horarias en las que esté en buena forma y elija un ritmo moderado. Es mejor tener un horario estrecho que excederá, que un horario demasiado ambicioso que nunca logrará seguir.

La regularidad es fundamental para volver al deporte, e incluso después. Comience con pequeños pasos y aumente gradualmente su ritmo e intensidad.

Unir fuerzas con otras personas que quieran retomar el deporte

A menos que se sienta desesperadamente solo, busque personas con las que compartir su actividad. Puede ser un amigo, un vecino o un colega de la oficina, pero también personas que aún no conoces y que conocerás en un club deportivo o en un gimnasio.

La motivación es a menudo más fácil de encontrar juntos. Además del deseo de practicar su deporte, se beneficia de una estimulación adicional.

Vuelve a tu nivel sin problemas

Entre los errores a evitar, la demasiado brutal reanudación del deporte. Si pides demasiado a tu cuerpo que ha perdido el hábito de superarse a sí mismo, corres el riesgo de lastimarte y lastimarte. Tus músculos, tendones y articulaciones están oxidados, tienes que aflojarlos suavemente.

Pulmones laterales y corazón, se requiere precaución. Si tiene antecedentes de enfermedad cardiovascular en su familia, ha fumado mucho o tiene un sobrepeso severo, primero debe visitar a su médico para un chequeo.

Tienes que tener en cuenta tu edad. Cuanto más avanza, más tarda el cuerpo en adaptarse. Cuando eres joven, fácilmente puede sobrellevar los excesos y compensar, pero con el paso de los años tarda más en recuperarse y aceptar nuevas experiencias que lo saquen de su rutina.

Tu médico te explicará cómo retomar una actividad deportiva, te asesorará en la elección de la disciplina y te indicará los errores a evitar para no poner en riesgo tu salud.

Sube de nivel y calienta

Cuanto más largo sea su período de inactividad antes de volver a hacer ejercicio, más precauciones debe tomar. Cada sesión debe perseguir un objetivo razonable y debe ir precedida de un calentamiento que prepare su cuerpo para el esfuerzo. También siempre tendrá que pasar por un calentamiento, incluso cuando esté completamente recuperado. Sus músculos y tendones deben reiniciarse de manera flexible antes de poder usarlos con más fuerza.

No solo retome el deporte durante sus sesiones, sino que extienda su actividad física en su vida diaria. Camine o ande en bicicleta todo lo que pueda, en lugar de tomar el automóvil, prefiera siempre las escaleras al ascensor o las escaleras mecánicas, nunca pierda la oportunidad de salir a caminar y aprovechar para llevar a sus hijos, etc.

Aprende a escuchar tu cuerpo

A pesar de todas las precauciones que puede tomar, nunca está a salvo de la fatiga. El deporte suele ser una oportunidad para superarse a uno mismo, pero aún debe aprender a reconocer el límite que no debe cruzar. Más allá de eso, corre el riesgo de sufrir una crisis nerviosa o un ataque cardíaco.

El exceso es uno de los errores a evitar. Escuche a su cuerpo e identifique las señales que le indican que es hora de terminar su sesión:

  • un golpe de fatiga extrema;
  • el corazón acelerado;
  • mareos
  • Calambres;
  • dolor muscular demasiado severo, etc.

También debe estar atento a los signos que aparecen después de su sesión:

  • tiene problemas para recuperarse;
  • su corazón está luchando por recuperar su ritmo normal;
  • lo mismo para tu aliento;
  • sufre dolores corporales durante varios días;
  • estás agotado, etc.

Adopte globalmente una vida más saludable

Los consejos para volver al deporte se extienden a su vida diaria. Debes acompañar tu vuelta al deporte con un ritmo de sueño más equilibrado y una dieta más saludable. De nada sirve realizar esfuerzos físicos durante tus sesiones, si al mismo tiempo adoptas una dieta inadecuada que anula todos los beneficios de tu regreso a tus piernas.

El ejercicio te hace quemar energía, pero esa no es razón para comer el doble. Es útil para ganar fuerza antes de tu sesión, con proteínas, vitamina C y hierro, ¡pero no eches a perder todo con patatas fritas y refrescos de camino a casa!

Recuerda hidratarte adecuadamente

Cuando reanudamos una actividad deportiva después de un largo periodo de parada, tendemos a perder los buenos reflejos y sobre todo a no saber decodificar los mensajes que envía nuestro cuerpo. De particular importancia, no se debe olvidar la hidratación al reanudar una actividad deportiva para evitar molestias, lesiones u otros inconvenientes. Por tanto, es fundamental llevar una botella de agua o una bebida isotónica para reponer los minerales y nutrientes durante la actividad deportiva, pero también después para garantizar una recuperación óptima. Lo que es más importante, oblíguese a beber pequeñas cantidades con regularidad durante su entrenamiento, incluso si no siente mucha sed.

Mide tus resultados y felicítate

Volver al deporte requiere coraje y fuerza de voluntad. Tienes que felicitarte a ti mismo cada vez que logras una de tus metas, es bueno para tu moral. Durante el esfuerzo físico, su cuerpo segrega endorfinas que se transmiten al cerebro y que lo estimulan. ¡Disfruta de este delicioso efecto secundario de la actividad física mientras puedas!