Practicar un deporte es bueno para la salud, pero también para la moral. Te esfuerzas físicamente y liberas todas las tensiones, al mismo tiempo que mantienes tu cuerpo más resistente al paso del tiempo. También es necesario contar con el placer de la práctica deportiva que te trae sentimientos de felicidad gracias a la secreción de serotonina. Sin embargo, si le gusta practicar deportes o actividades al aire libre por su cuenta, hay algunas precauciones básicas que debe tomar para mantenerse seguro antes, durante y después de su entrenamiento. Aquí hay una descripción general rápida de los elementos a tener en cuenta al ponerse las zapatillas.

Deporte al aire libre y seguridad: qué hacer después de un período de inactividad

Si hace mucho tiempo que no practicas deporte, a veces años, y sientes la necesidad y el deseo de volver a practicarlo, tendrás que escuchar a tu cuerpo y a tu organismo en particular durante las primeras sesiones de recuperación. Estás un poco oxidado y tienes que reanudar poco a poco, para no correr el riesgo de lesionarte los músculos o poner demasiado esfuerzo en tu corazón. Demasiada fuerza durante la recuperación también podría dañar rápidamente su motivación. Por lo tanto, es necesario ir allí gradualmente para mantener la longitud.

También tenga en cuenta ciertos parámetros como su edad y estado de salud. Lo ideal es acudir al médico para un chequeo para comprobar que todas las luces están en verde antes de retomar una actividad deportiva. En algunos casos, no tendrá otra opción, porque algunas asociaciones deportivas requieren un certificado médico antes de aceptar registrarse.

Haga ejercicio solo y manténgase seguro

Elige tu equipo

Para practicar deportes por su cuenta y mantenerse a salvo, la primera precaución es elegir su equipo. Dependiendo del deporte que practiques, deberás utilizar los accesorios de protección adecuados: calzado, cascos, guantes, rodilleras, etc.

El atuendo debe ser adaptado. Si vas de excursión, que es más en la montaña, por ejemplo, no debes ir con sandalias sino llevar un buen calzado de gran altura que esté reforzado, sobre todo en el tobillo. También planifique vestirse de acuerdo con el clima y las condiciones climáticas (calor, frío, humedad, sol, etc.)

Además, no importa qué tipo de actividad deportiva desees practicar, nunca olvides llevar una reserva de agua o una bebida para evitar la deshidratación. Tener algunas barras energéticas también puede ayudarlo a evitar el bombeo o los desmayos.

Además, si vas a hacer deporte solo, siempre debes avisar a alguien de tu entorno o del club deportivo al que perteneces. Por lo tanto, en el caso de un problema, se puede informar de su ausencia prolongada si algo le sucede. También lleve consigo un teléfono móvil (cargado) o al menos un dispositivo que integre un posicionamiento GPS.

El mar y la montaña

Demasiados accidentes ocurren por la imprudencia de los deportistas que practican en el mar o en la montaña, sin darse cuenta del poder de los elementos naturales. Por ejemplo, nunca debes esquiar fuera de pista si no tienes las habilidades de un guía y no conoces el terreno. Lo mismo ocurre con la escalada y el senderismo.

Los windsurfistas y otros kitesurfistas también deben tomar precauciones, ya que los vientos y las corrientes son formidables. Si va solo, el más mínimo paso en falso puede tener graves consecuencias, porque, además de las lesiones, la fatiga es un peligro importante en un entorno marino cambiante.

Las condiciones climáticas

Hacer ejercicio solo significa prepararse para la salida. El primer reflejo a adoptar es consultar la previsión meteorológica. Las condiciones climáticas pueden influir en su corazón, sistema de disipación de calor, sistema respiratorio, etc. Cuando hace calor, eliminas mucha agua y debes tener suficiente para rehidratarte. Si sale en un día frío, su cuerpo utilizará mucha energía para mantener el nivel de su temperatura corporal y es posible que necesite comer durante su entrenamiento.

Piense en las horas. Cuando hace calor, salga temprano en la mañana y tarde en la noche, “en el fresco”. No cometas el error de creer que, si sales durante los días más calurosos del día, tu sesión será más beneficiosa, porque es más difícil de manejar para tu cuerpo y en cualquier caso más eficaz para adelgazar, por ejemplo. . Es sobre todo tu corazón el que sufrirá innecesariamente y nunca debes olvidar que practicar un deporte es ante todo un placer.

Piensa en productos de nutrición deportiva como los geles energéticos que son perfectos para tus salidas. Ocupan poco espacio y responden a necesidades específicas e inmediatas.

El nivel de contaminación

Si vives en una ciudad, en una gran área metropolitana, es fundamental que consultes el nivel de contaminación del aire antes de tu sesión de jogging, patinaje o bicicleta. Siga los boletines que le indican los niveles de contaminación y no salga durante un pico.

Cuando practica deportes al aire libre, respira más intensamente y sus pulmones están bien abiertos. Aquí es cuando son más vulnerables a la contaminación del aire.

Si, por ejemplo, está trotando en la ciudad, incluso para llegar al parque más cercano, evite las horas pico, cuando los automóviles se mueven y emiten gases nocivos.

No sobreestimes tus habilidades y sigue los pasos

Es importante que se tome su tiempo: el deporte es divertido y no una competencia contra uno mismo. Si excede ciertos límites, se pone en peligro. El organismo es un mecanismo extremadamente poderoso, pero también complicado y al que no le gusta ser violado.

Si ha pasado un tiempo desde que practicó deportes, comience lentamente. Si lleva una vida sedentaria, es posible que su corazón no esté listo para todo desde el principio.

En cualquier caso, debes seguir siempre los 3 pasos imprescindibles de una sesión deportiva:

1 – Calentamiento

Para no correr riesgos y advertir a tu cuerpo, debes comenzar con una sesión de calentamiento. Solo dura unos minutos pero es imprescindible. Se trata de preparar tus músculos y articulaciones, así como tu corazón para el esfuerzo que se le requerirá.

Dependiendo del deporte al aire libre que practiques, pueden ser estiramientos, algunos pasos al trote o movimientos gimnásticos, siempre de baja intensidad. No dudes en consultar con tu médico o entrenador deportivo quien podrá aconsejarte sobre los mejores movimientos a realizar según tu actividad deportiva y tu estado de salud.

2 – La sesión deportiva

Todo depende por supuesto del deporte que practiques, pero la duración y la intensidad dependen de los objetivos que te marques antes de irte.

Por supuesto, adaptará su esfuerzo de acuerdo con su forma del día y su objetivo. Si ha sido tímido, no hay nada que le impida presionar un poco más. Por otro lado, si ha sido demasiado optimista acerca de sus habilidades, no se vuelva terco y reduzca la intensidad del ejercicio.

No tiene que llegar al límite, especialmente si hace ejercicio solo al aire libre.

3 – recuperación activa

Cuando haya terminado su sesión, nunca debe detenerse de repente, sino que debe reservar unos minutos para una fase de recuperación activa. Se trata de recuperar gradualmente la frecuencia cardíaca, la respiración y la temperatura corporal.

Caminar en silencio durante cinco minutos suele ser suficiente. Siempre es bueno hacer algunos estiramientos para relajar los músculos después del ejercicio.

Tras el esfuerzo, la vuelta a la normalidad

Cuando tu corazón y tu temperatura vuelvan a la normalidad, debes sentirte bien, porque habrás liberado todas las tensiones, junto con tu exceso de energía. Si suele tener problemas para dormir, cualquier actividad deportiva es beneficiosa (excepto justo antes de acostarse).

Si hace mucho tiempo que no practica deporte o si ha forzado más de lo habitual, corre el riesgo de tener dolores al día siguiente. Esto es perfectamente normal. Si le temen a los calambres y dolores, Peptides Aminosports de STC Nutrition lo ayudará a promover la recuperación y limitar este dolor después de su entrenamiento.

Por otro lado, si notas que el dolor persiste en los días siguientes, es importante que te tomes tu tiempo para escuchar a tu cuerpo y a tu organismo, pues puede ser más grave las alertas y consultar si es necesario.

Estas son las principales manifestaciones que deberían despertar tu atención:

  • Dolores musculares que persisten, especialmente por la mañana:
  • No se recupera del cansancio de una sesión y se siente permanentemente abatido;
  • Su sueño está más alterado de lo habitual.

No dude en hablar con su médico, quien comprobará si puede continuar haciendo ejercicio por su cuenta y mantenerse a salvo.