La espirulina, considerada erróneamente como una simple alga, en realidad quiere ser una cianobacteria filamentosa cuyo nombre científico es Spirolina Arthrospira Platensis. Su popularidad proviene del hecho de que es un superalimento con múltiples beneficios para la salud.

De hecho, su composición nutricional extremadamente rica le ha valido ser considerado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como el alimento más completo y el mejor alimento disponible para la humanidad en el siglo XXI.

Presentamos aquí las razones para integrar la espirulina en su dieta. Siga la guía :

Espirulina: un complemento alimenticio que ofrece la naturaleza

La espirulina se puede encontrar en su estado natural en los continentes africano y asiático, pero también en países como México e India.

En comparación con otros complementos alimenticios naturales, sus efectos sobre nuestra salud son visibles y perfectamente medibles. Es un superalimento, por ejemplo, que se utiliza con frecuencia para combatir la desnutrición en países afectados por la escasez de alimentos.

La espirulina está disponible en varias formas y, por lo tanto, nos da la posibilidad de elegir en términos de consumo. Así lo podemos encontrar en forma de cápsula, comprimido, polvo…, tantos formatos que permiten beneficiarse de sus notables cualidades nutricionales.

Para no estropear nada, este superalimento es fácilmente asimilado por nuestro organismo, lo que optimiza aún más las cualidades nutricionales de este superalimento.

Sabías ? Algunos pueblos indígenas como los incas se alimentaban de él exclusivamente en caso de mala cosecha. Es decir su riqueza en nutrientes y su utilidad para nuestra salud y nuestra supervivencia.

Riqueza nutricional de la espirulina

La espirulina es rica en aminoácidos, vitaminas y minerales como hierro, magnesio, calcio y muchos otros nutrientes.

No solo aporta a nuestro organismo nutrientes en alta concentración, sino que también tiene el poder de equilibrar nuestras necesidades nutricionales diarias.

La espirulina está lista para su consumo sin necesidad de ningún tratamiento específico. Basta secarlo en frío. Por tanto, es un complemento alimenticio que se puede consumir de forma completamente natural, sin tratamiento químico ni aditivos especiales.

Por tanto, este superalimento está destinado a ser una de las mejores fuentes de proteína vegana y un complemento alimenticio imprescindible para los vegetarianos que quieran mantener una dieta equilibrada a pesar de no consumir carne.

Espirulina y proteínas

Así, la espirulina está destinada a ser una fuente completa de proteína 100% vegetal lo que la convierte en un alimento ideal para los seguidores de la dieta vegana.

Más del 60% del peso de esta cianobacteria está compuesto por aminoácidos esenciales para nutrir nuestros músculos, un récord en comparación con otros alimentos ricos en los mismos nutrientes como la carne magra que contiene solo alrededor del 20% de aminoácidos.

El hecho de que la espirulina se consuma sin cocinar le permite además mantener estos altos niveles nutricionales sin degradarse.

La espirulina es una de las pocas plantas que contiene los 9 aminoácidos esenciales y complementa como ningún otro alimento las deficiencias que se pueden encontrar en vegetarianos y veganos.

Espirulina y nutrientes

El zinc, el cobre, el magnesio y el hierro son todos minerales presentes en grandes cantidades en la espirulina. Es bien sabido que estos nutrientes juegan un papel clave en la recuperación y mantenimiento de la vitalidad.

Además, existen selenio, manganeso, fósforo, potasio e incluso sodio, todos elementos importantes para mantener nuestro organismo en óptimo estado de salud.

La espirulina es un superalimento que ayuda en diferentes aspectos de nuestra salud, al influir en nuestro sistema inmunológico, nuestra resistencia a los radicales libres, el buen funcionamiento de nuestros glóbulos rojos.

Espirulina y vitaminas

La espirulina seca en frío conserva todas estas vitaminas, incluidas las derivadas de la vitamina B: B1, B2, B3, B6, B9.

Las vitaminas A y E también forman parte de los elementos presentes en cantidades interesantes en este superalimento.

Espirulina y otros componentes importantes

¿Sabías que el color verde azulado de la espirulina lo aporta otro componente interesante que es la clorofila? Este último tiene propiedades que favorecen la desintoxicación de la sangre.

Este pigmento particular en la espirulina también juega un papel en la producción de glóbulos rojos en la sangre.

A este pigmento también se le añade ficocianina, raramente presente en la naturaleza. Es un antioxidante buscado en farmacología por su función protectora de las células.

Además de participar en la depuración una vez más de nuestro organismo, la ficocianina contenida en la espirulina favorece la producción de glóbulos blancos y rojos y tiene una influencia positiva en nuestra forma física en general.

Beneficios de la espirulina

Integrar la espirulina en tu dieta pretende ser una elección acertada en términos de salud, porque sus virtudes son múltiples. Esta planta acuática ayuda así a prevenir y aliviar muchas enfermedades.

No hay nada como la espirulina para estimular nuestro sistema inmunológico y ayudarnos a combatir las infecciones. También nos da más resistencia y fuerza. Nada supera al consumo de espirulina para mantenerse en forma, se practique o no actividades deportivas.

La espirulina también ayuda a regular los niveles de azúcar en sangre, lo que la convierte en un superalimento capaz de prevenir enfermedades como la diabetes.

También es una importante fuente de antioxidantes, lo que le confiere un importante papel antioxidante, fundamental para favorecer la lucha, por ejemplo, contra el envejecimiento prematuro de las células o incluso la aparición de determinadas patologías.

Espirulina y adelgazamiento

La integración de la espirulina en su dieta también puede ayudar a comenzar un programa de adelgazamiento para perder peso. De hecho, si bien es baja en calorías, la espirulina aporta una sensación de saciedad que nos hace reducir nuestra ingesta de alimentos a la vez que nos protege de las tentaciones de picar entre horas. Esta sensación de saciedad se debe principalmente al alto contenido en proteínas de este alimento.

Sin embargo, no es probable que esta disminución en el consumo de alimentos inducida por la ingesta de espirulina provoque deficiencias nutricionales, que se compensan con el consumo del propio complemento alimenticio.

Por el contrario, la espirulina tiene como objetivo suplir nuestras diversas deficiencias en minerales esenciales, comenzando por el hierro.

Por tanto, la espirulina está destinada a ser un alimento que vaya de la mano de un programa de adelgazamiento.

Espirulina y actividad deportiva

El papel de la espirulina en la nutrición va mucho más allá del único objetivo de adelgazar. De hecho, también pretende garantizar un rendimiento sostenido de los deportistas de alto nivel, gracias a su riqueza en magnesio, hierro y zinc.

Por tanto, la espirulina debe tenerse en cuenta por sus propiedades en términos de recuperación, producción de glóbulos rojos, pero también para la oxigenación de los músculos. Es el completo aliado de los deportistas en busca de rendimiento.

Finalmente, más allá de cualquier objetivo deportivo o estético relacionado con la pérdida de peso, la espirulina es un superalimento imprescindible aunque solo sea por su papel positivo en nuestro sistema inmunológico y en términos de depuración del organismo.

También recordaremos su papel en la lucha contra las carencias alimentarias y la anemia, pero también su lugar como antioxidante natural especialmente eficaz.