El desayuno es la comida más importante del día. Sin embargo, también es lo más descuidado: poco tiempo, ausencia de sensación de hambre … Cuando esta comida no se ha olvidado, generalmente se come rápido: de camino al trabajo, de pie mientras se prepara a los niños … Además, el desayuno “francés” no es el más equilibrado: bollería, tartas y cereales industriales… Estos productos “listos para usar” satisfacen la necesidad francesa de rapidez y comodidad.

¿Por qué es tan importante el desayuno?

Es éste el que romperá el período de “ayuno” después de la noche. Por tanto, esta comida ayudará a recargar el cuerpo, especialmente los músculos y el cerebro. De hecho, por la noche, el nivel de glucosa en sangre desciende y nuestros órganos funcionan peor porque no tienen suficiente energía disponible (especialmente el cerebro, cuyo principal combustible es la glucosa).

Por tanto, el desayuno te proporcionará la energía necesaria para realizar las tareas del día: trabajo, actividades personales… Es más importante si practicas una actividad física: tus necesidades energéticas son mayores.

Esta comida corresponde a una cuarta parte (20 a 25%) de las necesidades energéticas. Debe tomarse correctamente y contener los nutrientes que nuestro cuerpo necesita.

Si se salta el desayuno, el cuerpo se ve privado y tenderá a almacenarlo durante las siguientes comidas, por temor a “agotarse” nuevamente. Además, puede tener antojos por la mañana y, por lo tanto, picar bocadillos generalmente industriales, ricos en azúcares y calorías que promueven el aumento de peso.

Si su cuerpo tiene que recurrir a sus reservas, esto podría tener consecuencias desagradables como:

  • Mareo
  • Hipoglucemia
  • Cansado
  • Baja concentración
  • Nibbles

Asimismo, comer por la mañana evitará que te entregues a la hora del almuerzo.

En resumen, la importancia y los beneficios del desayuno en nuestra salud son numerosos:

  • Aporta energía para el día, satisfaciendo las necesidades energéticas del cuerpo, después del período de ayuno de 8 a 12 horas (por la noche).
  • Mejora la memoria y la concentración: desayunar recargará las reservas de glucosa, lo que nos hace más productivos durante la mañana, gracias a una mejor concentración y memorización.
  • Reduce el riesgo de aumento de peso y evita los refrigerios: un desayuno equilibrado debe mantenerte activo toda la mañana, lo que evitará que te tienten los pasteles o las galletas industriales.
  • Estimula el metabolismo: esta primera comida favorece la combustión de calorías y evita así el almacenamiento de grasas y por tanto el aumento de peso.

Composición de un desayuno equilibrado

No existe un desayuno “típico”, lo principal es que satisfaga tus necesidades, respetando unos principios básicos, a saber: contener hidratos de carbono, proteínas, grasas, fibras y vitaminas. Para que sea equilibrado, un desayuno debe incluir:

  • Un producto lácteo : leche, yogur, queso… que te aportan proteínas y calcio. Se puede sustituir por otra fuente de proteínas: huevos (si te gusta comer alimentos salados), jamón, etc.
  • Un fruto : rico en vitamina C.
  • Un producto de grano, preferentemente integral: pan, avena … Los cereales integrales tienen un alto contenido en fibra, minerales y vitaminas.
  • Semillas oleaginosas (almendras, avellanas, nueces…), por los lípidos y la riqueza de sus nutrientes. Además, las semillas oleaginosas tienen un efecto muy saciante.
  • Una bebida (frío o caliente), para rehidratar y estimular la digestión.

Es importante tomarse un tiempo para desayunar: levántate un poco más temprano para que puedas comer con tranquilidad y sin estrés. Este momento te permitirá concentrarte en ti mismo y en tus metas para comenzar de manera pacífica.

Si la sensación de hambre no está presente al despertar, comience bebiendo un vaso de agua, espere un poco, el tiempo para prepararse por ejemplo, e integre el desayuno en su rutina sobre la marcha. Empiece con pequeñas cantidades para permitir su tiempo corporal para acostumbrarse. Si aún no tiene hambre, puede prepararse un desayuno para disfrutarlo más tarde en la mañana.

¿Qué es la granola?

Ante la falta de alternativas rápidas y saludables, la granola ha aparecido en el corazón de nuestros desayunos en los últimos años, ofreciendo una solución práctica y equilibrada.

Inventado a los 19th siglo en los Estados Unidos, la granola corresponde a una preparación a base de cereales integrales mezclados con semillas oleaginosas o ingredientes de su elección, triturados y luego metidos en el horno para obtener un efecto crujiente. Desde entonces, la granola se ha convertido en un fenómeno real, con muchas variaciones posibles.

  • Un cereal completo, la base de la granola: generalmente es avena, por su aporte en azúcares lentos, proteínas, fibras y lípidos, lo que evita un golpe de bombeo por la mañana, a la vez que garantiza un efecto saciedad anti-picoteo. La ventaja de los azúcares lentos, o carbohidratos complejos, es su asimilación gradual por el organismo, lo que le proporciona energía durante un período más prolongado. Las proteínas son saciantes. Puedes mezclar los granos con la base de granola: alforfón, quinua, copos de mijo …
  • Semillas oleaginosas : almendras, nueces, avellanas… Contienen omega 3, ácidos grasos esenciales, oligoelementos (calcio, magnesio, zinc), vitaminas, fibras y proteínas.
  • Un edulcorante natural : la miel, que contiene vitaminas, ayuda a combatir infecciones y mejora la digestión.

¿Cuándo consumirlo?

La mañana

La granola será tu mejor aliado energético. Disfrútalo en el desayuno con fruta fresca y un producto lácteo (tradicional o vegetal) para disfrutar de todos sus beneficios energéticos.

Como un aperitivo

Si tiene hambre durante el día, o antes de su entrenamiento, coma un poco de granola, para un refrigerio saludable y enérgico.

Ante este éxito, los fabricantes se apresuraron a comercializar muchas recetas ricas en azúcares refinados y grasas. Así que tenga mucho cuidado al comprar estos productos, vendidos como alternativas “saludables”, comprobando su composición. También puedes hacerlo en casa.

Prepara tu granola casera

Preparar tu propia granola es relativamente sencillo: todo lo que necesitas hacer es proporcionarte los copos de tu elección, semillas oleaginosas, miel (u otro edulcorante natural de tu elección) y otros aderezos para personalizarlo según tus gustos.

Aquí hay una receta de granola, para ajustar según sus preferencias:

  • 80 gramos de avena (u otro cereal: alforfón, mijo, quinoa… Puedes mezclarlos para aprovechar sus virtudes)
  • 80 gramos de semillas oleaginosas: nueces, almendras, nueces de Brasil, avellanas, anacardos …
  • 30 gramos de miel o azúcar de coco
  • Opcional: puede agregar canela, trozos de chocolate triturado, virutas de coco cuando la granola esté cocida y enfriada.

Preparación:

Triturar las semillas oleaginosas y luego asarlas en una sartén, sin agregar grasa, luego agregar los copos a fuego lento durante 5 minutos. Agrega la miel al final, para cubrir todo.

También puedes hornear tu granola en el horno:

  • 200 gramos de avena
  • 100 gramos de nueces (macadamia, Brasil, anacardo …)
  • 100 gramos de almendras o avellanas
  • 1 cucharada de aceite de coco
  • 1 cucharadita de canela
  • 30 gramos de miel
  • 150 gramos de chispas de chocolate amargo (mínimo 70%)

Para la preparación, también necesitará triturar las semillas oleaginosas antes de ponerlas en una ensaladera. Agregue las hojuelas, la canela, el aceite de coco y la miel. Mezclar todo y esparcir la preparación en una bandeja para hornear antiadherente. Precaliente su horno a 170 ° y luego hornee por 30 minutos, revolviendo cada 10 minutos. Deje enfriar y luego agregue las chispas de chocolate.

Granola Protein + STC Nutrition® y sus saludables y deliciosas recetas

Afortunadamente, puede encontrar granola lista para usar cuya composición no está enriquecida con azúcares refinados.

STC Nutrition®, expertos en el campo de los productos naturales para la salud y especializados en nutrición deportiva desde hace más de 20 años, ofrece soluciones saludables y específicas utilizando los mejores concentrados de principios activos de origen natural con acción sinérgica y máxima biodisponibilidad.

  • STC Nutrition® Granola Protein +: mezcla de cereales y semillas tostadas con miel, enriquecida con proteínas vegetales que ayudan a mantener la masa muscular y son ideales para vegetarianos. Rica en fibra, esta preparación es la solución ideal para un desayuno o merienda saludable, equilibrado y delicioso, al tiempo que aumenta su ingesta diaria de proteínas. A base de semillas (girasol, calabaza y lino), avena, miel y trigo sarraceno, Granola Protein + se compone de ingredientes de origen natural y no contiene aditivos.

Los expertos en nutrición deportiva STC Nutrition® han desarrollado recetas especialmente para ti basadas en su Granola Protein +, para variar los placeres:

Tazón de Granola Frutas Rojas

– 50 gramos de proteína de granola +
– 120 g de queso blanco
– 100g de frutos rojos (frescos o congelados)
– 1 cucharadita de miel, sirope de agave o edulcorante natural de su elección

Preparación:
Mezcle todos los ingredientes, ¡todo lo que tiene que hacer es probar!

Cuenco exótico

– 50 gramos de proteína de granola +
– 120ml de leche de almendras o vegetal a tu elección (avellana, coco, soja, etc.)
– 100g de frutas exóticas: mango, maracuyá, papaya …
– 1 cucharadita de miel, sirope de agave o edulcorante natural de su elección

Preparación:
Vierta los ingredientes en su tazón, haga una pequeña presentación “Instagrammable” y ¡listo!

Cuenco de miel y plátano

– 50 gramos de proteína de granola +
– 120g de yogur vegetal: avellana, vainilla …
– Medio plátano

Preparación:
Tritura ligeramente el plátano y mezcla el resto de los ingredientes antes de disfrutar de tu tazón.

¡No olvides enviarnos las fotos de tus logros!

Fuentes:

El mundo