Las bebidas proteicas se preparan mezclando agua (o leche) con proteína en polvo. A veces demonizados, estos preparados no son, sin embargo, productos de dopaje ni bebidas cuyos efectos se reconozcan como peligrosos para la salud.