Las proteinas son moléculas complejas, formadas por aminoácidos, los verdaderos constructores de nuestro cuerpo. Entran en la composición de todas las células y más particularmente forman tejido muscular. Si su papel es fundamental para cada uno de nosotros, lo es más para el equilibrio del deportista, tanto en la fase de esfuerzo como en la fase de recuperación, durante el entrenamiento o la competición. Son esenciales para el crecimiento, mantenimiento y renovación de las células musculares., por su papel tanto estructural (reparación de músculos y tendones, crecimiento óseo) como funcional (síntesis de hormonas como la hormona del crecimiento, testosterona u hormona tiroidea).

Las proteínas están formadas por 20 aminoácidos, 8 de los cuales se dice que son esenciales. debido a que el cuerpo no sabe cómo fabricarlos, deben ser proporcionados por los alimentos (isoleucina, lisina, fenilalanina, triptófano, leucina, metionina, treonina, valina). Isoleucina, valina y leucina son por su estructura química los llamados aminoácidos ramificados o ramificados. Juegan un papel muy importante en los músculos.. Por la acción de ciertas enzimas digestivas, las proteínas se absorberán en el intestino y entrarán en la sangre. Se ha demostrado que la práctica deportiva intensa requiere suplementación proteica, para desarrollar y proteger los músculos.

Proteínas durante el ejercicio

Durante el ejercicio se recurre en gran medida a las proteínas, tanto por el esfuerzo muscular a realizar (contracción de los músculos) como por la energía extraída directamente del corazón del músculo y que provoca su catabolismo. La fibra muscular sufre una degradación estructural que debe compensarse.

¿Cómo elegir una proteína?

Muchas personas se interesan por las proteínas pero se confunden, porque a veces es difícil elegir la que mejor se adapta a sus necesidades. Para juzgar la calidad de una proteína, lo importante es prestar atención a una serie de puntos esenciales. Etiquetado Debe presentar la composición exacta por ración y no solo por 100g, es una prenda del esfuerzo implementado para que cada dosis proporcione una cantidad óptima de aminoácidos, vitaminas y minerales.

VERIFICAR LA INGESTA DE VITAMINAS Y MINERALES

los vitaminas y minerales son los catalizadores del esfuerzo. Permiten el funcionamiento celular en todos los niveles, mientras trabajan juntos para el funcionamiento óptimo de todos los metabolismos del cuerpo. Es imprescindible favorecer las proteínas cuyo contenido de vitaminas y minerales se corresponda con las raciones diarias recomendadas.

AMINOÁCIDOS

El primer criterio de calidad de una proteína es la presencia de 8 aminoácidos esenciales.. A menudo faltan 2, lo que pone en riesgo el crecimiento muscular. El aminograma determina el perfil de aminoácidos de una proteína, se dice que tiene un alto valor biológico cuando aporta todos los aminoácidos esenciales para el buen funcionamiento del organismo.

BUENA DIGESTIBILIDAD

Algunas proteínas de alta calidad tienen una composición enriquecida con fibras bifidogénicas, en prebióticos y enzimas digestivas. La asimilación de proteínas será por tanto óptima y más completa al tiempo que se reducen los fenómenos habituales de hinchazón, pereza intestinal que a veces se producen.

SINERGIA DE INGREDIENTES ACTIVOS

También puedes encontrar en algunas formulaciones extractos de plantas para optimizar la acción de las proteínas. En una proteína destinada a ganancia de músculo magro que podemos encontrar guaraná, diente de león, reina de los prados, quackgrass o papaya reconocidos por su acción quemagrasa y / o desintoxicante.

También verifique el contenido de carbohidratos (fructosa y maltodextrina) que aumentan la velocidad de asimilación de proteínas, estableciendo un apoyo energético de calidad para promover la ganancia muscular. Si está tomando proteínas como parte de un esfuerzo físico intenso o prolongado, asegúrese de verificar estos carbohidratos en cantidad suficiente.

Existen diferentes fuentes de proteínas con diferentes beneficios.

Las proteínas se pueden obtener de fuentes vegetales o animales. Las proteínas de soja, por ejemplo, son conocidas desde hace tiempo por sus beneficios para la salud y, en particular, para el sistema cardiovascular.

→ Proteínas totales de la leche ya que tienen una muy buena biodisponibilidad, se obtienen por filtración y concentrado una gran cantidad de nutrientes como glicomacropéptidos, lactoferrinas… que son muy útiles para el sistema inmunológico y para la recuperación muscular.

→ Proteínas de clara de huevo deben consumirse completamente cocidas porque crudas contienen avidina (que se destruye al contacto con el calor). La avidina es una proteína que se une a la biotina para bloquear su absorción y que puede provocar el desarrollo de trastornos musculares y cutáneos.

Proteína de suero o SUERO son las proteínas más utilizadas por los deportistas de alto nivel por su aminograma rico en los llamados aminoácidos esenciales ramificados.

→ Proteínas ricas en caseínas o caseinato de calcio, están formados por moléculas de proteínas más grandes. Su digestión es lenta y permite una difusión gradual de los aminoácidos en la sangre durante un período más largo. Esta digestión más lenta también moviliza más calorías. Se recomiendan para adelgazar o afinar la definición muscular.

Haz tus matemáticas

Ingesta de proteínas por kilo de peso corporal por día

Adulto sedentario 0.8g
Adulto activo 1.0g

Atleta de 1,2 ga 1,4 g
practicando deporte de resistencia

Atleta 1,4 ga 1,6 g
practicar un deporte mixto (fuerza y ​​resistencia)

Atleta 1,6 ga 2,0 g
practicando deporte de fuerza

20 g de proteína son 100 g de carne o pescado, o 600 g de pasta

Fuentes:
Wikipedia