Con la mera mención de su nombre, cualquier atleta, ya sea regular u ocasional, se estremece. Este conocido dolor puede acabar con un entrenamiento o una sesión de cardio en poco tiempo. ¿Tenemos que resignarnos a sufrir durante los esfuerzos físicos o hay una solución para hacer desaparecer un costado? Aún mejor, ¿es posible prevenir su aparición? ¡Te contamos todo lo que hay que saber sobre el cosido!

¿Qué es una puntada lateral?

Comencemos por conocer bien a nuestro enemigo para comprenderlo mejor. La línea lateral (o Dolor Abdominal Transitorio relacionado con el Ejercicio – FECHA) es una molestia dolorosa que ocurre con mayor frecuencia durante los deportes. A menudo comparado con una “puñalada” debajo de las costillas y en uno de los flancos (izquierdo o derecho según el tema), el costado se produce de forma repentina y sin señal de advertencia que dificulta continuar la actividad deportiva o incluso imposible con idéntica intensidad.

Si la puntada lateral afecta a una gran mayoría de deportistas al menos una vez en la vida, afortunadamente es un dolor benigno y sin consecuencias que temer. Además, el dolor cede rápidamente (alrededor de 2-3 minutos) después de ralentizar o detener la actividad física actual.

Sin embargo, si el dolor persiste después de detener el esfuerzo, comienza en reposo o en caso de síntomas asociados (náuseas por ejemplo), es necesario consultar a un profesional sanitario. Esto asegurará que estos síntomas no escondan otras patologías cardíacas, pulmonares o abdominales más graves.

Dolor con causas poco conocidas

No hagamos que el suspenso dure más, no existe ningún estudio científico hasta la fecha que pueda aislar con certeza una sola causa de la aparición de puntos secundarios relacionados con el esfuerzo físico. Sin embargo, existen varias teorías y estudios sobre los posibles orígenes de este dolor abdominal con más o menos certeza:

  • Isquemia del diafragma: Causa avanzada desde hace muchos años, nuevos estudios desafían esta hipótesis disociando el origen del punto lateral con la presencia de la más mínima anomalía respiratoria.
  • Estrés mecánico de los ligamentos viscerales: Los ligamentos que sostienen el hígado y el estómago en particular han estado históricamente implicados en la aparición de suturas laterales. Según esta teoría, la tensión de los ligamentos viscerales generada por un movimiento de balanceo del tronco provoca la sutura lateral. Sin embargo, esta teoría se ve socavada por la presencia de luz lateral en los nadadores que aún no tienen un movimiento de balanceo del tronco.
  • Desórdenes gastrointestinales: Esta teoría propuesta por varios autores del estudio apunta a la distensión del intestino. Sin embargo, el punto lateral también se observa para los deportistas que no han consumido nada antes de practicar deporte argumentando en contra de esta teoría.
  • Irritación del peritoneo parietal: Esta es la causa más creíble para explicar el origen de la puntada lateral. El peritoneo parietal es una capa que recubre el abdomen y está sujeta a fricción durante el ejercicio. La irritación de la misma durante el esfuerzo provocará dolor.

Además, esta teoría también explicaría la observación de una mayor predisposición a los puntos laterales en los niños. De hecho, tienen una superficie peritoneal proporcionalmente más grande que los adultos en comparación con su tamaño.

Aunque el costado lo experimenta a diario una gran parte de la población, su carácter benigno hace que se hayan realizado pocos estudios a gran escala. Esto explica el relativo desconocimiento del tema por parte de la comunidad científica.


Soluciones para dejar de lado un punto

Aunque ningún estudio científico ha podido validar hasta la fecha un método oficial para pasar los puntos a un lado, existen varias soluciones que parecen funcionar para reducir o hacer desaparecer el dolor más rápidamente en función de las sensibilidades de cada uno.

Desafortunadamente, no existe una cura milagrosa universal para dejar un punto a un lado instantáneamente, pero tenga la seguridad de que tenemos algunos consejos para guardar su entrenamiento o sesión de cardio:

  • Reducir la intensidad del esfuerzo físico.
  • Tomar una respiración profunda
  • Aplicar presión sobre el flanco afectado
  • Inclina la parte superior del cuerpo ligeramente hacia adelante

En caso de un dolor muy fuerte, deténgase unos momentos. Esto le permitirá reanudar su sesión lo más rápido posible.

Evite la puntada lateral durante el deporte

Si no existe un método infalible para detener la luz lateral, la solución más eficaz para no sacrificar su rendimiento atlético actual es, por tanto, evitar que se produzca. Como la comunidad científica no ha identificado formalmente un origen único, las técnicas efectivas para evitar la aparición de una luz lateral durante la práctica deportiva pueden variar de un individuo a otro. Por lo tanto, le recomendamos que pruebe para determinar qué funciona mejor para usted en función de su sensibilidad y su práctica deportiva:

  • Evite consumir bebidas hipertónicas antes o durante el ejercicio (bebidas energéticas como Red Bull, jugo de uva, etc.) y prefiera agua o bebidas isotónicas
  • Beber en pequeñas cantidades
  • Evite comer unas 2 horas antes de la sesión.
  • Fortalece tus músculos abdominales con ejercicios básicos

  • Adopte una respiración regular y adaptada durante la actividad deportiva

Ahora tiene todas las tarjetas en la mano para reducir el riesgo de que aparezca una puntada lateral durante su próximo entrenamiento e incluso si aún puede aparecer, tenga en cuenta estos pocos consejos para que desaparezca lo antes posible.
¡No más excusas para retomar tu entrenamiento y rendir!
Lista) ? ¡Vamos!

Fuente: Swiss Medical Review